Para encontrar los orígenes del CLUB BALONCESTO ARISTOS, hay que remontarse al año 1998 cuando se inauguró en Getafe el Colegio Europeo Aristos, con el deporte como parte destacada de la educación.

Como director técnico y profesor de baloncesto, se encontraba nada más y nada menos que a Wayne Brabender, un mito del baloncesto español que lo ganó todo como jugador y que, tras su retirada, decidió ejercer su auténtica vocación: enseñar a los más jóvenes.

«Sabía que algún día sería profesor. Me saqué la carrera de Educación Física en EE.UU y, cuando jugaba, dedicaba mi mes de descanso a enseñar fundamentos. Me gusta la enseñanza, la formación y ver la progresión de los chavales». Fdo Wayne Brabender.

Ese primer año, Wayne se encargó de poco a poco, crear una tradición de deporte, superarnos poco a poco y que se aficionaran el mayor número de niños y niñas posible.

Con estos primeros cimientos, se fundó al año siguiente el club Baloncesto Aristos con un total de 25 jugadores, todos ellos alumnos del colegio y 3 entrenadores, entre los que se encontraba, Raúl Lozano, un joven entrenador de 17 años que, actualmente, es nuestro Coordinador del club.

Estos 25 jugadores formaban 3 equipos de categoría Alevín, Infantil y Cadete, todos ellos mixtos, y se inscribieron en la liga local de Getafe para competir por primera vez.

Tras esta primera experiencia a nivel de club y de competición, la ilusión en Aristos por el baloncesto fue creciendo significativamente, hasta lograr la temporada siguiente (2000/01) formar equipos completos tanto masculinos como femeninos y federar 4 de ellos en la Federación de Madrid: Pre-infantil Masculino, Infantil Masculino, Junior Masculino y Pre-Infantil Femenino. Uno de ellos, el Infantil Masculino, alcanzó la 3º plaza de la clasificación en Federado. Ascendiendo el equipo por primera vez y en su primer año a categoría Preferente. Esto fue todo un éxito para un club que apenas llevaba 2 años de trabajo.

Será ya en la temporada 2001/02 cuando, tras el éxito y ascenso del año anterior, Aristos acuerda vincular al Real Madrid de Baloncesto su equipo Preferente Infantil Masculino.

Además, esta misma temporada se decide apostar, más aún si cabe, por los más peques, fundando la Escuela de BABYBASKET. Los alumnos en el parón de comer del colegio, tenían la posibilidad de entrenar con el propio Wayne Brabender para tener una primera toma de contacto y lo más importante, divertirse jugando al basket.

La creación de la escuela fue nuestro impulso para dar un gran salto en la temporada siguiente: ¡ya contábamos con 8 equipos federados!

Un año más tarde, una nueva oportunidad se presentó en Baloncesto Aristos, y fue la creación de nuestro equipo de Primera Nacional Femenina con el que Aristos logró ascender de categoría. Todo un hito para el club y todo un ejemplo para nuestros equipos de formación. El punto divertido este año lo puso la creación de un equipo de Cheerleaders para animar en los partidos de nuestras chicas.

Ya con 7 años de historia, será en la temporada 2005/06 donde Baloncesto Aristos conseguirá su primera liga. Nuestros chicos de la generación del 92, entre los que se encontraba, nuestro actual fisio Rubén Arnaiz, lograron alzarse con la victoria en la categoría Infantil Masculino Federado.

Tras este hecho, en la 2006/07, junto un nuevo éxito como el subcampeonato con el equipo cadete Masculino Federado, Baloncesto Aristos decidió dar un paso más en su crecimiento y organizó las primeras pruebas de acceso. El objetivo principal era darnos a conocer al exterior y captar jugadores de fuera que quisieran formar parte de nuestra pequeña familia. Durante todo el mes de pruebas, ¡SÓLO VINO UN JUGADOR A PROBAR! Obviamente, pasó a formar parte de nuestro club sin dudarlo.

Además, para cumplir con este objetivo de seguir creciendo, también hubo que realizar algunos sacrificios, como la desaparición del equipo femenino de Primera Nacional para dedicar más recursos a la base y reforzar la estructura del club.

Tras estos cambios, llegaron nuevos éxitos en las temporadas posteriores, en la 2007/08 de nuevo la generación del 92 nos volvía a sorprender ganando la liga Federada de Cadete masculino.

También por primera vez, la generación del 95, nuestra primera generación que nació de la escuela Babybasket, llegó a playoff en categoría Infantil Preferente Masculino.

El equipo Junior Masculino consiguió el subcampeonato en la 2º división Junior Masculina.

Además, nuestros mayores también empezaban a destacar. Nuestro Sub21 Masculino Preferente conquistó la primera plaza proclamándose campeón de liga.

Del 2008 al 2011, el baloncesto se convirtió definitivamente en el deporte estrella de Aristos. Estas tres temporadas, el colegio sirvió de residencia a jugadores de la cantera del Real Madrid. Por sus aulas e instalaciones pasaron actuales estrellas del baloncesto como Nikola Mirotic, Pablo Aguilar, Julen Olaizola o Víctor Arteaga, entre otros.

Fue a finales de la temporada 2010/11, cuando tras muchos años de trabajo, tuvimos el honor de recibir por parte de la Federación de Baloncesto de Madrid un galardón A LA PROGRESIÓN. 

Y es que desde que empezó el club, hemos pasado de 3 a 21 equipos, de 25 a más de 200 jugadores, nuestra escuela de babybasket ha llegado a alcanzar 60 niños y niñas, y es por todo esto, por lo que en Baloncesto Aristos estamos muy orgullosos del trabajo realizado. Pero no nos conformamos con esto y seguimos y seguiremos trabajando para mejorar el día a día de nuestros jugadores y jugadoras tanto a nivel deportivo como personal.

Algo de lo que también estamos muy orgullosos es de todos nuestros jugadores que gracias a su trabajo y disciplina han logrado dar un pasito más y continuar su camino en las canteras ACB, e incluso participar en Campeonatos de España con la selección de Madrid. Nuestros chicos tienen derecho a seguir creciendo y estamos muy orgullosos de haber podido formar parte de sus éxitos conseguidos.

Desde Baloncesto Aristos, queremos agradecer a todos aquellos que a lo largo de nuestra historia han formado parte de ella, jugadores/as, padres y madres, entrenadores/as, directivos e incluso a los clubs rivales que nos han ayudado a crecer y a seguir mejorando año tras año.